CESIÓN DEL CONTRATO

 

Concepto.-

Pertenece a la teoría general de este, pero su estudio lo hemos traslado a esta parte, pues está en íntima relación con las modificaciones subjetivas de las
obligaciones y créditos.

Se habla de cesión de contrato cuando uno de los contratantes, con el consentimiento
del otro, traspasa los derechos y obligaciones emanados de un contrato bilateral a un tercero que pasa a ocupar en el contrato la misma situación jurídica del cedente. Por la cesión jurídica del cedente se traspasa la calidad integra del contratante. En la cesión de contrato se implica que el cedente traspasa al cesionario sus derechos y obligaciones tanto el aspecto activo como pasivo.

 

Requisitos:

1)      Debe tratarse de un contrato bilateral.

La razón es que la cesión que haga el acreedor en un contrato unilateral es una cesión de crédito, y si se traspasa la deuda, estaremos ante una novación por cambio de deudor. La posibilidad de ceder el contrato se presenta en los bilaterales, por la razón de que en ellos las partes son recíprocamente deudoras y acreedoras. Entonces en vez de dejar sin efecto el contrato celebrado y proceder a otorgar uno nuevo, con el cesionario como contraparte, se conviene modificarlo mediante la cesión en que una de las partes hace a un tercero de
los derechos y obligaciones derivados del contrato.

Ej.:
Juan promete a Luis venderle un inmueble dentro de tres mese, y Luis promete
comprarle el inmueble en el plazo señalado. En esta promesa de compraventa
ambas partes han contraído una obligación y un derecho correlativo: otorgar el
contrato prometido en la oportunidad señalada, fuera de las obligaciones  anexas al contrato. Juan es acreedor de Luis por esta obligación y a la vez deudor suyo de la obligación de venderle. Si Luis cede el contrato de promesa  con el
consentimiento de Juan  a Xavier, esta pasa a ser titular del derecho y obligación correlativa de Luis de poder exigir y estar obligado a otorgar el contrato de compraventa prometido.

 

2)      Que las prestaciones no se hubieren ejecutado El contrato debe estar pendiente de su ejecución o de ser de ejecución sucesiva y no haberse agotado, porque en caso contrario lo traspasado seria el efecto ya producido del contrato.

3)      El consentimiento de las tres partes

Se necesita el del cedente, porque se desprende de sus derechos; del cesionario
que adquiere estos y las obligaciones correspondientes al contrato de que se
trate; y finalmente del contratante cedido, en función del aspecto pasivo del
contrato, pues si no el cedente se liberaría de sus obligaciones, sin intervención del acreedor de ellas.  Es factible que  el contratante  cedido haya dado su consentimiento con
anterioridad.

 

Diferentes
puntos de vista en cuanto a la cesión de crédito:

Existen varias teorías para explicar la institución, pero fundamentalmente pueden
agruparse en dos tendencias: Para algunos la no existe la cesión de contarte propiamente tal, sino que ella se efectúa pormedio por medio de 2 operaciones: una cesión de créditos en cuanto a los derechos traspasados, y una novación por cambio de deudor, una delegación o asunción de deudas respecto a las obligaciones traspasadas. Entonces cabe destacar que desde el momento que opera esta novación por cambio de deudor, o una doble novación por cambio de acreedor y deudor, ya no puede hablarse de sesión de contrato, sino de uno nuevo, por el efecto extintivo de La novación. Para otros la cesión
de contrato es un negocio jurídico propio que no se descompone en otras operaciones y con efectos que le son particulares.

 

 

Efectos
de la cesión de contrato:

En primer lugar hay que distinguir los que pueden
generarse entre:

  1. El cesionario y el contratante cedido
  2. El cesionario pasa a ocupar la misma situación jurídica del cedente, lo
    reemplaza en el contrato, y en consecuencia, puede exigir el cumplimiento
    de los créditos que a su favor emanen de este y queda obligado a cumplir
    las obligaciones derivadas de él.
  3. El cedente y el contratante cedido
  4. Al respecto, es necesario hacer una distinción, por cuanto al igual que en la
    delegación y en la asunción de deudas, el contratante cedido puede o no
    dar por libre al cedente. En el primer caso, este desaparece del contrato;
    en el segundo quedara como deudor solidario o subsidiario.
  5. El cedente y el cesionario
  6. Estos pueden estipular lo que estimen conveniente al respecto, pero a falta de convención, se discute en doctrina si el cedente responde de la validez del contrato,  y por el cumplimiento del contratante cedido de las obligaciones propias de este.

En nuestra legislación especialmente en el código civil encontramos  por ejemplo en el artículo 1887 la facultad de ceder o subarrendar, el artículo dice:

El arrendatario no tiene la facultad de  ceder el arriendo, ni de subrogar, a menos
que se le haya expresamente concedido; pero en este caso, no podrá el cesionario o subarrendatario usar o gozar de la cosa en otros términos que los estipulados con el arrendatario directo
.

 

El precepto se pone en dos situaciones diversas:

La cesión del arriendo y el subarriendo. Este último es el arriendo efectuado por
el arrendatario aun tercero del todo o parte de lo arrendado; es un nuevo contrato que no modifica las relaciones del arrendatario a un tercero del todo o parte de lo arrendado; esta es el subarrendamiento.

En cambio la cesión es justamente el traspaso del mismo contrato, quedando
liberado el anterior arrendatario.

Hay casos en que por disposición de la ley, en el contrato cambia alguna de las
partes, pero sin el consentimiento del otro contante. No hay cesión de contrato
sino que traspaso legal del mismo.

Enel artículo 1903 #2 nos dice:

Estarán obligados si respetar el arriendo:

Aquel a quien se transfiere el derecho del arrendador, a titulo oneroso, si el
arrendamiento se ha hecho por escritura pública, exceptuados los acreedores
hipotecarios.

En conclusión podemos decir que la cesión de contrato se lleva en forma muy frecuente, especialmente en relación a las promesas de compraventa, y cabe la pregunta, como debe entonces encararse esto, como una institución propia o debe recurrirse a las figuras de la cesión de cerditos y novación por cambio de deudor. Solo debemos decir entonces que la solución depende de la posición que se adopte, si en virtud de la libertad contractual se reconoce la posibilidad de que las partes convengan en la subsistencia de una obligación con un nuevo deudor, será igualmente el mismo contrato el que subsistirá, con otro
contratante.

Biliografia.

– Codigo Civil.

– De las Oligaciones, Rene Abelliuk, Chile

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *